Últimas entradas

Buscar en este blog. Search in this blog

domingo, 16 de septiembre de 2012

¿Pa ke bas a acer una carrera si ahi cursillos?

 http://rehabilitacionblog.com 




Hay días en que desearía dejar el trabajo, ponerme un taparrabos y cobrar 100 euros por agitar unas ramitas y plumas en un  tranquilo ambiente con humo de incienso y música gamelan-chillout para "curar a la gente de verdad".

Son esos días en los que tras un par de meses siguiendo los progresos de un paciente con  su fisioterapeuta, logopeda y terapeuta ocupacional, con sus fármacos y diagnósticos basados en pruebas, un familiar te salta "y masajes cuando le van a hacer" "queríamos llevarlo  a un nosequeópata porque aquí no le hacen nada" o "está así por la medicación, queríamos darle Naturoplus2000 que nos han recomendado".

 

Quieres explicar la verdad (por amarga que fuera), quieres que el paciente y la familia sepa que los tratamientos que recibe son adecuados pero que hay cosas que ni la medicina ni el resto de profesiones sanitarias pueden curar definitivamente. Hablamos de lo imposible. Existen las secuelas irreparables.

Quieres advertirles sobre "terapias y "tratamientos" que están muy bien para los balnearios, masajes que dan placer y te hacen sentir bien, pero que poco harán por enfermedades y secuelas graves. Pero enseguida ves que se gastarán su dinero igual. Encontrarán a alguien con un discurso de esperanza de curación mezclado con crítica a los verdaderos profesionales sanitarios.

Desde luego que el sistema sanitario no es perfecto, los recursos no llegan a todo lo que uno querría, hay esperas porque hay pocos recursos para la demanda, hay problemas de organización y la especialización puede llevar a tiempo de deriva entre consulta y consulta. Pero eso no convierte a los profesionales sanitarios en ignorantes e incompetentes. Las listas de espera, los tiempos demasiado breves o las carencias  materiales  no son decisión de los profesionales sanitarios. Muchas veces tampoco puedes elegir no trabajar en esas condiciones, vienen dadas, luchas, pero no puedes renunciar a tu trabajo.

Los colegios profesionales no ayudan. Acaban defendiendo que terapias alternativas forman parte de su profesión y que solo ellos pueden hacerlas, pero después para formarse dependen de terapeutas alternativos que no han cursado ninguna carrera sanitaria. Y no importa si hay bases científicas o no.

 

Si miras en webs de terapias alternativas encontrarás muchas explicaciones de por qué los médicos y otros profesionales sanitarios no funcionan del todo. Necesitan una crítica para buscar su lugar:

"No tratan las causas, solo los síntomas". Te dicen. Y después se inventan unas causas que nada tienen que ver con la ciencia. Las enfermedades autoinmunes o las derivadas del envejecimiento tienen causas muy distintas para estos terapeutas.

"Sólo hacen que las cosas cronifiquen porque eso es rentable pero no las curan" Nadie presumió de que la medicina tuviera cura para todo. Hace 100 años apenas tenía cura para nada. Aún se buscan esas curas.

"No hacen un buen diagnóstico". Te dicen. Y después se inventan un diagnóstico místico con líneas de energía, tendones montados, huesos descolocados, déficit de algún metal o cualquier otra cosa. 

"No entienden a la persona como un todo,  su enfoque no es holístico, ni biopsicosocial". "No ven la función, solo la patología... No ven al enfermo, solo su enfermedad" 


Por algún motivo en un cursillo se puede aprender más que en una carrera universitaria. 
Incluso quien tiene la carrera sanitaria que sea y se pasa a estas terapias empieza a decir que "hay cosas que no te enseñan en la carrera y que son más importantes que lo que se estudia allí". Estos son los peores. Cuando un profesional sanitario supuestamente formado en ciencias se pasa al bando de lo alternativo,  místico e inexplicable es acogido muy bien allí. Es un símbolo de que han ganado a todas las ciencias de la salud.  A la ciencia misma que les rechaza.

 
Masaje ayurveda, masaje tailandés, Quiromasaje, quiropráctica (quiropraxia), osteopatía de cursillo; muchas personas invaden terreno de  la fisioterapia desde la excusa del masaje por placer hasta el tratamiento "pseudofisioterápico" totalmente invasivo. Algunos presumen de sabe más que los propios fisioterapeutas gracias a que les dan cursos de osteopatía a fisioterapeutas o de homeopatía a médicos, por ejemplo, dentrode sus propios colegios e instituciones. Ver la lista de la vergüenza

Y sí, hay muchos cursos magufos avalados por colegios profesionales, universidades, sociedades científicas etc...  En ocasiones veo charlatanes en un colegio de médicos.


La medicina no diagnostica todo, muchas patologías siguen teniendo un origen complejo. Tenemos teorías pero no certezas para otras. Muchos síntomas dependen  de tantos factores psicológicos y sociales que  no los podemos solucionar con un enfoque médico por especializado que sea, ni fisioterápico, ni de terapia ocupacional, ni psicológico o con apoyo del trabajador social y ayudas económicas o personal asistente en el domicilio. 

 
 Lo oriental nos fascina. Una cultura milenaria. Sabidurías olvidadas y lejanas. Exotismo y secretos que nos convierten en personas distintas de las demás. A veces hay que recordar que Buda no era masajista. Y que la medicina china tradicional no llevó a aumentar la  esperanza de vida ni salvó tantas vidas como una simple vacuna. Sigue la controversia de si la acupuntura puede hacer algo para tratar el dolor. Ahora parece que sí, pero que el efecto es leve, en la siguiente revisión  vuelven a decir que no. Pero mientras podemos usarla para dejar de fumar, hacer que los niños se den la vuelta cuando vienen de pie y tras miles de cosas.

 

El apoyo psicológico de un profesional parece no ser suficiente para quien cree en energías a su alrededor, el poder místico de la mente o la importancia  de colocar los muebles acorde con los  meridianos terrestres para la armonía familiar.  


El estado de salud o enfermedad viene determinado por el paciente. Muchas personas viven como "enfermedad" incomodidades de la vida o consecuencias normales del envejecimiento que en medicina no son consideradas enfermedad. Pero el paciente busca una solución, "todo debe tener solución si pago", piensa. No pensamos a menudo en la imposibilidad de rejuvenecer. "la solución tiene que ser natural y agradable, no química ni farmacológica ni quirúrgica". Lo natural es bueno, como las picaduras de escorpión, y lo químico es malo como la penicilina.


La quimiofobia y la farmacofobia han arraigado. Olvidados los éxitos de los antibióticos y las vacunas el paciente que no consigue solución para sus problemas odia a las farmaceúticas. Se cansa de tomar fármacos que no le resuelven el problema y de los que  depende para vivir sin dolor, por ejemplo.  Hace unas pocas décadas algunas cosas que se han logrado con fármacos eran impensables; pero la ausencia de soluciones para todo, el hecho de que las empresas tengan que tener beneficios para pagar a sus empelados e investigar; pero sobre todo sus campañas de marketing convierte a las farmacias en mafias a ojos de muchos. No es que sean santas, pero las empresas que envasan hierbas tampoco son ONGs, ni respetan más el medio ambiente, o hacen un comercio más justo donde compran sus materias primas. Muchas empresas farmacéuticas tienen su propia sección de productos herbales y homeopáticos.


La belleza. El envejecimiento que deteriora la belleza y su ausencia no son patologías o enfermedades por sí mismas. Sin embargo siempre se ha buscado la juventud y la belleza por todos los medios. La fisioestética y la medicina estética tienen su función pero también son un campo abierto a todo tipo de intrusismos y timos. Es fácil poner la  esperanza de estar joven y bello en un tratamiento agradable en una clínica-Spa que promete de todo con fotos de modelos retocados con photoshop. Cientos de revistas venden el milagro: rejuvenecer con masajes, la dieta de las bayas de no sé qué con alcachofa... Miles de  dietas distintas. Expertos en nutrición de todo tipo. Debes comer tres nueces, dos manzanas, 15 cerezas, una alcachofa y un espárrago diarios. Si te deja tu novio come plátanos que tienen potasio y triptófano, algo que te cura la tristeza seguro. ¿Los pechos pueden crecer con masajes? ¿Es posible devolver la firmeza a los glúteos frotándolos con un alga de no sé qué?


Autor: Samuel Franco Domínguez
http://rehabilitacionblog.com 
@samfrado