Últimas entradas

Buscar en este blog. Search in this blog

miércoles, 1 de enero de 2014

Propósitos de Año Nuevo: vivir mejor para llegar a cumplir 100 años.

La búsqueda del estilo de vida óptimo para una vida longeva y plena.



Como propósito de Año Nuevo muchas personas se plantean mejorar sus hábitos de vida para así  vivir más y mejor. Esto es muy acertado porque solo el 10% de los factores que determinan nuestra salud dependen de la genética y un amplio 89% depende de esos hábitos de vida. (El 1% restante corresponde a factores ambientales como la calidad del aire por ejemplo) 

¿Cuáles son los hábitos de vida realmente saludables?




En su charla para TED Dan Buettner nos cuenta cómo viven diferentes grupos humanos de países distintos. Dan y su equipo han estudiado cómo viven grupos que viven más tiempo y con mejor calidad de vida durante el envejecimiento. Identifican unas "áreas azules" con mayor esperanza de vida y ancianos  activos y joviales. Sus conclusiones sorprenden.

  “Zonas Azules" del mundo con comunidades en las que las personas mayores viven con gran fuerza y vigor hasta una edad record.

El resumen es paradójico, casi herético, contradice lo que solemos pensar:

LOS GRUPOS HUMANOS CON VIDAS MÁS LARGAS Y DE MEJOR CALIDAD NO PRACTICAN DEPORTE.  Al menos no como nosotros lo entendemos.




REPITO: NO HACEN NINGÚN DEPORTE, Y SIN EMBARGO VIVEN MÁS Y MEJOR
Lo explicaré con más detalle, no se asusten. No hacen deportes, pero tienen actividad física de intensidad leve o moderada con frecuencia, generalmente pasear o cuidar un jardín, pero también montar en bici, cultivar, recolectar, cocinar, sentarse en el suelo y levantarse 30 ó 40 veces al día durante actividades de rutina, o subir escaleras. No hay un solo tipo de actividad física mejor que otro, en realidad cualquiera es válido siempre que se haga algo DURANTE TODA LA VIDA, a largo plazo, y no como una receta de ejercicios temporal, específica y dirigida a un fin concreto (aunque eso también funciona para tratar algunas cosas). Simplemente organizan sus vidas de forma que tienen la necesidad de moverse de manera natural y ser activos toda la vida, algunos incluso ignoran el significado de la palabra "jubilación",se mantienen útiles y activos incluso enfermos.



 NO HAY¨UNA ÚNICA DIETA MILAGROSA o alimento imprescindible, cada uno de esos grupos humanos con largas esperanzas de vida y ancianos activos y sanos comen cosas muy diferentes. No hay productos ni recetas milagrosas, ni la soja ni el tofu, ni el omega 3, el té verde, o los taninos del vino. Aunque puede influir, no es imprescindible ni es esencial disponer de estos productos. Y, ¡no se privan de beber vino ni de comer carne! Solo moderan la cantidad. Estos grupos tienen  gran variedad entre ellos en lo que comen y como lo preparan, pero en común presentan más consumo de vegetales y productos que ellos mismos elaboran (sí, elaborar tu propia comida es también un ejercicio). Ante todo nada de dietas y excentricidades nutricionales.  Verdura, fruta, poca carne y grasa, poca cantidad en general, sencillo y claro, nada rebuscado y extravagante. No hace falta seguir esos raros consejos de algunas revistas de "salud, fitness y wellness" Lo que come el mundo.




Una dieta sana en Japón puede ser totalmente diferente de una dieta igualmente sana en EEUU, Costa Rica o Italia. No es necesario comprar productos exóticos o buscar formas de cultivo muy especiales, sino simplemente controlar las cantidades y calidades de algunas cosas. Nada de dietas milagro o recetas únicas y concretas. Cuatro conceptos generales mantenidos DURANTE TODA LA VIDA son más importantes que comprar suplementos nutricionales o alimentos probióticos, de cultivo ecológico, enriquecidos en fibra o vitaminas u otro tipo concreto de alimentos "saludables" que pretenden vendernos. 


Lo importante es tener amigos para compartir.


TENER TIEMPO PARA RELAJARSE  Y RELACIONARSE CON LOS DEMÁS, RODEÁNDOSE DE LAS PERSONAS ADECUADAS ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE PENSAMOS PARA NUESTRA SALUD. No se trata sólo de nuestro cuerpo, sino de nuestra propio grupo social, familia y amigos los que deben ser sanos. 

A las conclusiones de Dan Buettner añadiría que para vivir 100 años sano y activo estas sociedades:
NO NECESITAN DE UN SISTEMA SANITARIO CARO CON MUCHOS ESPECIALISTAS Y ALTA TECNOLOGÍA, es más importante el apoyo del grupo, la unión familiar y tener buenos amigos. 

¿Se invierte en salud de la forma correcta teniendo en cuenta estas conclusiones? Parece que no. Lamentablemente los seres humanos aún siendo, o sintiéndonos, libres nos atamos a situaciones que limitan nuestra felicidad y por tanto nuestra salud, somos indolentes y conformistas. 




Los hábitos de vida poco saludables (tabaco, comida en exceso, vida sedentaria) son más importantes para nuestra salud que disponer de un hospital completamente equipado con todo tipo de especialistas y máquinas caras en nuestro barrio y a nuestra disposición 24 horas 7 días a la semana.

Salvo las vacunas y los antibióticos para eventuales infecciones, operaciones como la de apendicitis que podrían ser a vida o muerte, o tratamientos para lesiones por accidentes; una persona puede vivir hasta los 100 años sin más necesidad de acudir al médico o a otro profesional de la salud, simplemente comiendo sano (y sin necesidad de grandes rarezas). Algunos chequeos a lo largo de la vida pueden ser suficientes para despistar la mala suerte de las enfermedades graves más comunes que pueden tener tratamiento eficaz precoz de forma eficiente.

 Algo no está bien, nuestro aire está limpio, nuestra agua es pura, hacemos mucho ejercicio, todo lo que comemos es orgánico y de cultivo natural y nadie vive más allá de los treinta.

Curiosamente los sistemas sanitarios invierten probablemente más del 90% de sus recursos a la medicina asistencial, es decir, en esos médicos superespecializados y otros profesionales, y caras pruebas diagnósticas y tratamientos., mientras que se invierte muy poco en "ingeniería social" para promover vidas más saludables: fuera tabaco, más ejercicio, mejor dieta y una mayor unión familiar y de la comunidad. Los centros cívicos, asociaciones de amas de casa o un club social de amigos de los animales o de la astronomía, podrían ser más determinantes para la salud que los grandes y caros hospitales.

El diseño de las ciudades y las casas, las zonas verdes, la valoración del tiempo con amigos y familia frente al éxito laboral y muchos otros factores que escapan al control del profesional sanitario son más importantes para nuestra salud. Los individuos sanos necesitan sociedades sanas, y la nuestra presenta varias "enfermedades". 

¿Fomentan nuestras ciudades que nos movamos y nos encontremos con los demás? 



Pirámide con consejos para vivir más y mejor.  Está explicada en el vídeo de TED.

Algunas perlas de esta charla son las palabras con las que las mujeres de Okinawa hablan de su estilo de vida. Me quedo con la palabra IKIGAI, que significa "el motivo por el que te levantas cada mañana", tu motivación, tu propósito vital, tu pasión. Es imprescindible tener un IKIGAI para tener una vida plena, larga y saludable y eso no lo aportará ninguna pastilla.



También es importante el concepto de dieta Hara Hachi Bu, recomendada por Confucio, que significa comer sólo el 80% de lo que piensas que necesitas para estar saciado.



Si quieres más información sobre estas zonas azules y los consejos de estos ancianos entrevistados por Dan Buettner mira este libro:
 
El libro Blue Zones explica más a fondo todos los consejos para vivir más de la gente que vive más y mejor. Probablemente todos las carreras de ciencias de la salud deberían comenzar por analizar estas cosas y escribirlas con fuego antes de pasar a nada más. Todo proceso asistencial sanitario debería incluir estos consejos para el paciente. Son antiguos, están formulados de muchas maneras, pero siguen siendo la clave del ahorro en sanidad y del éxito en nuestra propia autogestión de nuestra salud. Nadie tiene derecho a la salud, como mucho a la asistencia sanitaria, y desde luego que todo el mundo debería conocer estos consejos para estar sano. Así lo explicaba el Dr Letamendi:

Decálogo de Vida Sana.

Vida honesta y arreglada,
usar de pocos remedios
y poner todos los medios
de no alterarse por nada:
la comida, moderada,
ejercicio y diversión;
no tener nunca aprensión;
salir al campo algún rato,
poco encierro, mucho trato
y continua ocupación.



 Si, usar pocos remedios.
Es una obligación del médico educar a las masas para no tomar medicinas por cualquier cosa.

o también


“Poca cama, poco plato y más suela de zapato”. 


Hay más posibles añadidos:
(Si practicas sexo ponte goma, si conduces cinturón, poco vino, nada de tabaco y no seas comilón)



Personalmente encuentro difícil convencer a los pacientes en la consulta de la importancia de estos pequeños consejos cuando consultan simplemente por dolor, y en realidad muchas veces estos factores son más importantes que cualquier otra cosa que pueda hacerles. 

Muchas veces leo a personas piensan que los médicos ignoramos deliberadamente o por negligencia consejos tan sencillos. Lo achacan a un supuesto lavado de cerebro de la industria farmacéutica. Continuamente salen noticias sobre los intereses de la "farmafia" y la "clase médica" por mantener a la población con enfermedades crónicas que necesitan fármacos de por vida. Es verdad que muchos de esos tratamientos farmacológicos para la tensión, para la diabetes tipo II, la hipercolesterolemia, la dislipemia y otros factores de riesgo podría sustituirse por cambios en los hábitos de vida como los propuestos por estos consejos. El problema es que la responsabilidad de cumplirlos recae sobre cada persona.  Puede influir la forma en la que hemos construido nuestra sociedad y el sistema sanitario, pero se entiende que cada individuo es libre y responsable.

Una visita a la página de la OMS sobre las principales causas de muerte en el mundo y saber las CAUSAS de esas enfermedades evita caer en la tontería de afirmar que los médicos tratan los síntomas pero no las causas de las enfermedades. Las causas de estas enfermedades que matan, en su mayoría, son los hábitos de vida, y cambiarlos, depende de cada persona. 

Tanto el infarto de miocardio, como el ictus, la EPOC y el cáncer de pulmón y otros se relacionan con el tabaco. 
La falta de un nivel de actividad física adecuado y la mala dieta se relaciona con la diabetes tipo II, el infarto de miocardio y el ictus. 

¿Ignoramos los médicos las causas de las enfermedades o resulta que las causas están en mano de cada uno y no en el lado del profesional?

Si atendemos a enfermedades no mortales pero discapacitantes como la artrosis de cadera y rodilla o la lumbalgia de nuevo encontramos que la falta de actividad física adecuada y la obesidad son factores más importantes para su prevención y tratamiento que poder realizar caras pruebas de imagen o tomar fármacos de cualquier tipo. 

Espero que para 2014 tengamos una vida más sana, pero responsable, sabiendo quien tiene el potencial para cambiar su propia vida y de quien depende realmente: nosotros mismos.  Si es usted de ese "Tonto por ciento" que opina que "abstenerse de placeres para vivir más tiempo solo sirve para vivir más tiempo absteniéndose de placeres" sea responsable después de su elección vital, su vida será, probablemente, más corta, es más probable que enferme y es más probable que necesite medicación crónica y sufra. No diga que fueron las farmacéuticas y los intereses de la clase médica y los valores de la sociedad los que lo convierten en un enfermo crónico, por favor. Cada uno tiene el poder de elegir, en parte, su destino y su salud.

Inspirado por:
http://www.ted.com/talks/dan_buettner_how_to_live_to_be_100.html 

Más información sobre Dan Buettner

Autor: Samuel Franco Domínguez
http://rehabilitacionblog.com
@samfrado