Últimas entradas

Buscar en este blog. Search in this blog

domingo, 11 de enero de 2009

El dolor, el ejercicio y la teletienda. Almohadas mágicas, plantillas y solucciones infalibles.



La televisión me ha decepcionado mucho, siempre.  Hay algo que merece la pena mencionar por ser aún peor que todo lo demás. Al lado de anuncios de cuchillos siempre afilados y batidoras ultrarápidas que nunca hay que limpiar, cada vez hay más anuncios de inventos para acabar con el dolor. Desde almohadas con nuevs formas y materiales a plantillas elásticas que alinean tu espalda, máquinas imposibles, la baba de caracol y la pasta azul contra el dolor....

 No sé, cientos de cosas ocupando horas y horas de programación al lado de programas concurso con presentadoras desesperadas por una llamada más. Cada hora que pasa de las doce parece que tienen el escote más grande.
Pero volviendo a los inventos para acabar con el dolor de espalda de la teletienda, el último es el de colgarse boca abajo. Algo así como que los murciélagos no tienen artrosis debieron pensar. Te enseñan incluso un estudio "independiente" en el que "demuestran" que se evita la cirugía. 
Otros famosos son los de  plantillas mágicas y bolígrafos que dan descargas eléctricas y acaban con el dolor.

Yo no sé si toda esta publicidad tendrá algún control. ¿Se puede anunciar lo que uno quiera y decir incluso mentiras o inventarse estudios médicos? No lo sé. 

Lo de colgarme boca abajo me parecía bastante guay, cuando  era pequeño y hacerlo  en el parque. El tratamiento de la teletienda lo cuenta un señor con barba blanca hablando inglés (parece  muy listo) mientras que un chico sonriente con cara de guapo de latele, lo traduce y una chica con cuerpo de deportista hace una demostración. En medido ponen algunos primeros planos del cuerpo de la chica y algunos diagramas de columnas estirándose. El momento del anuncio es cuando sacan la columna de plástico. La explicación es buena. Después salen las cartas de usuarios y cosas asi. Un montón de anécdotas de gente que le fué bien para convencerte.

El afilador de cuchillos en tres pasadas. ¿Donde quedaron la Therapy Pillow y los cuchillos Ginsu?
¿Y la Butterfly Pillow famosa? Prometían acabar con los dolores cervicales y el insomnio, o cortar a tu suegra en dos de una pasada.

Cuchillos siempre afilados.
 Cuerpos siempre perfectos.
Y vivir cabeza abajo para conseguir que nos llegue sangre al cerebro.


Genial momento en el que te enseñan cómo unas plantillas te corrigen la postura de los tobillos, te alinean las rodillas, te restablecen la postura de la cadera y rectifican tu espalda.