Últimas entradas

Buscar en este blog. Search in this blog

viernes, 2 de enero de 2009

REHABILITACIÓN CAÑÍ

Hay cosas tan españolas como reír las gracias solo si se hacen sobre los demás. Aveces también hay que saber reírse de uno mismo. Tener algún sentido del humor sobre uno mismo es un síntoma de mentalidad abierta.
Esta entrada parece que puede causar algunos malentendidos. Estoy totalmente dispuesto a defender las posturas que expongo aquí y a rectificar si alguna de las ideas no se ajusta a la realidad.
Pido disculpas por no encasillarme en el tema de las nuevas tecnologías en rehabilitación. Creo que el encabezamiento del blog ya dá una idea de mis intenciones. Si me planteo que hay cosas que pueden mejorar es porque hay cosas que no están todo lo bien que deberían y estas son algunas:


No se ofendan, esto es un ejercicio de Risoterapia.

¿Por qué un jamón es el logotipo de este blog?

Esta foto corresponde a una sala de hidroterapia de un servicio de rehabilitación en uno de los principales hospitales de una capital de comunidad aútónoma. La sala llevaba diez años cerrada y se había convertido en la Smoking Roon o sala del pitillo para un grupo de trabajadores del servicio. Además de sala de meriendas.
En España somos sencillamente cojonudos. Aunque en otros países tenemos fama de cutres y chapuceros. ¿Es merecida esta fama?
Yo no estoy en contra de que la gente almuerce, me parece muy agradable picar algo y que siempre haya alguien o algún grupito que organice cosas así, son las cosas que de verdad unen a los trabajadores y sobre las que la gerencia no presta suficiente atención. Tanto si un servicio está dotado de sala de estar para los trabajadores como si no estos se harán un hueco. Lo realmente cutre es no contar con ello ya desde el principio. Tener una sala propia para los trabajadores para que puedan fomentar sus relaciones personales y organizar pequeñas charlas o cursillos, esparcirse durante el trabajo y guardar sus objetos personales y algunos libros básicos para su trabajo, debería ser un derecho. Los trabajadores deben tener cubiertas sus necesidades básicas en el trabajo. Los trabajadores deben tener un ambiente que fomente las relaciones personales positivas entre ellos. Los trabajadores deben contar con programas de motivación personal e incentivos.
La distribución de los espacios en el lugar de trabajo debe ser agradable tanto al usuario como al trabajador.



Incentivos laborales.

El trato y el mimo a los detalles en el mantenimiento y la estética de las salas del hospital no tienen nada que ver con la calidad de los servicios recibidos, ni tampoco con la percepción del usuario sobre los mismos. ¿A qué no?
Es responsabilidad de todos cuidar la estética de las instalaciones ya que tanto el paciente usuario de los servicios como el resto del personal percibirá el esmero y cuidado de un ambiente agradable. No solamente hay que estar al día en tratamientos y técnicas, hay que cuidar otros detalles. Muchos centros privados de fisioterapia (que no de rehabilitación, eso no lo anuncian por ningún lado) tienen decoraciones a la moda, cristaleras, iluminación difusa, pintura de diseño y algunos cuadros. No hay que llegar a eso, pero por favor, ¿es necesario arreglarlo todo con espadadrapo? ¿Tan poco nos queremos a nosotros mismos y al lugar donde trabajamos?


La pantalla del ordenador es un sitio perfecto para pegar un calendario porque así siempre está a mano. Despacho de la supervisora de fisioterapia. Es una persona encantadora, pero su ordenador era 0.0 operativo. Ni siuiera tenía red. (ni electrica ni de internet.
Está claro que las personas no nacen ya aprendidas. Es absurdo pretender que aprendan solas o sobre la marcha. Las promesas de la inminente llegada de la historia clínica electrónica deberá pasar por la formación del personal, y también por la dotaciónde equipos. Si alguien debe dedicar horas a aprender un nuevo sistema organizativo necesitará tambíen incentivos. Sino, seguiremos con las fichas de cartulina. Por un servicio de rehabilitación pasan diariamente cientos de personas pero muchas veces no se cuenta con un sistema de gestión y administrativo mediananmente bueno. La mayoría de los problemas, discusiones y quejas vienen de ese punto: la secretaría, las citaciones, la gestión de listas de espera.
Uno de los puntos más flacos es el de los Lacasitos. Los Lacasitos son aquellos pacientes que son "De la casa" es decir, trabajadores o familiares directos de trabajadores. Uno siempre quiere ayudarles porque tambíen a menudo te ayudan a tí, y es positivo tener un clima de cordialidad con otras especialidades, con lavandería o con atención al paciente. Sin embargo cuando una ciudad de 400.000 habitantes tiene un hospital con 4000 trabajadores en plantilla y cada trabajador conoce o es familiar de 100 personas hay 400.000 Lacasitos. La cosa termina por deshacersete en las manos.
Sería paradójico que los propios hospitales no dieran una buena atención a sus trabajadores o tener cuchillos de palo en casa del herrero. Pero el tema de los lacasitos sigue sin resolver. Supongo que la gente de la calle no entenderá que se dé preferencia a los familiares de los compañeros. A mí me pasa en la cola de la carnicería con las amigas del carnicero, que como estuvieron el día anterior ya deben tener la cola hecha y el número.
En la mayoría de las empresas privadas los trabajadores tienen algunos privilegios a la hora de recibir los servicios de la propia empresa. Esto se considera una forma de lograr fidelizar al trabajador y que además haga buena propaganda de la empresa.
Pero en un sistema público esto no puede ser así, claro.


El sistema de reeducación de la marcha sobre tapiz rodante con suspensión parcial del peso es un gran adelanto en un servicio de rehabilitación. Además integra una báscula para calcular el porcentaje del peso que se elimina compensa con la suspensión. Fijensé en como ha sido reparado hábilmente el tapiz rodante con espadadrapo. Sin él, sin el espadadrapo, muchísismos servicios de rehabilitación e incluso algunos hospitales de la sanidad pública no podrían funcionar.
Por un lado puede estar la iniciativa de contar con estos equipos a toda costa, pero recurrir a materiales de esta calidad es tristísimo. No se dispone ni del material ni del personal adecuado para hacer cualquier cambio o mejora. Por eso estamos abocados al estancamiento si no ponemos algún remedio. Claro que a la hora de pagar dependemos de la gerencia.

La fama de sucios de los españoles es sin duda algo que nos achacan por la envidia que nos tienen por la Eurocopa, por Rafa Nadal y por Fernado Alonso. Las vistas desde la consulta de rehabilitación niegan por completo este cliché de lo español.

Da igual que se pongan carteles de prohibido tirar basura por la ventana (algo que debería estar claro o prohibido fumar (algo que todo el mundo tiene claro pero que es totalmente imposible de conseguir dentro de un hospital por mucho Real Decreto que surja).
Lo de tirar el palillo y la servilleta al suelo en los bares es tan español como el jamón serrano. No es algo que pase sólo en los hospitales, pero es que hay sitios donde no se debería tolerar.
Sánchez Dragó tuvo que pedir perdón por llamar sucios a los españoles y más a los madrileños Yo no estoy insinuando que los españoles seamos sucios, tan solo pongo una foto del un hospital en la que se ve basura. Yo so sé quién la ha puesto ahí.

Esta foto es del día en el que después de diez años sin usarse la sección de hidroterapia del hospital se convirtió en una resonancia magnética.

En pleno apogéo de los spas urbanos y de los hoteles de lujo y con un plan de balnearios para la tercera edad que es todo un éxito sin embargo cada vez son más los servicios de rehabiliación que pierden la hidroterapia como una de sus dotaciones. En algunos porque el equipamiento envejece y no ser renueva, en otros porque en algún translado de lugar de las instalaciones ya no se cuenta con ello. Da igual que en la Expo de Zaragoza la dediquemos al agua y sus maravillosas bondades o que nos sintamos orgullosos de la identidad cultural que dan las termas romanas o los baños árabes. Fluvi, la mascota de la Expo se fué pero de hidroterapia nada de nada. ¿Es cara? ¿Contamina o infecta heridas? ¿Hay filtraciones en el suelo de la piscina y los tanques de agua? ¿Hay alguna revisiónque diga que no es nada efectiva? ¿ocupa mucho sitio para tenerla en los hospitales? No lo sé. Tal vez la hidroterapia se queda para los médicos de balneario o directamente para otros profesionales de la hidroterapia Más hidroterapia rara.

Con estas perspectivas, las profesiones con futuro de veras se anuncian así:

Una vez en uno de estos centros puedes comprobar cómo está cuidada la estética del local, los mostradores están abiertos al público y no cerrados tras un bunker de cristal como los antiguos de los bancos que en muchísimas oficinas ya se han retirado. El usuario no se siente perdido como al entrar a un hospital sino arropado. Dicen que se puede juzgar una consulta médica por la calidad y la fecha de las revistas de las que se dispone en la sala de espera. Bueno, pues si en su servicio de rehabilitación la gente lee la edición del Hola de la boda de Paquirri mientras mete las piernas en un tubo de magnetoterapia ya sabe a qué me refiero.

Si la cosa sigue así habrá que pasarse al quiromasaje y a los arreglos especiales para novias, tratamiento de la celulitis y electroterapia para corregir las arrugas.



Pero sí como me planteaba en otra entrada en este blog, "La rehabilitación es cutre (aveces)" no hay que deprimirse, y menos teniendo soluciones para ello:

¿Melancolía, crisis existencial, Quo Vadis Rehabilitación? Olvidaté de todo eso con el nuevo método: HERNIA DISCAL. Te preocuparás solo de tu espalda.
De veras, no me atrevería a criticar estas cosas si no fuera porque deseo que mejoren y pienso que gran parte de mi trabajo es para ello.


GRANDES TÓPICOS SOBRE ESPAÑA:


Estamos en un sistema donde todos mandan y no manda ninguno. Tenemos a supervisión de fisioterapia dependiente de supervisión de enfermería que va a lo suyo mientras el jefe de servicio de rehabilitación depende de dirección médica. Ambas direcciones son muchas veces opuestas y están enfrentadas. Nadie piensa mejor por tener dos cabezas.


Esta situación recuerda a la paradoja del burro de Buridan, creo que la imagen habla por si sola. Si los burros sepusieran de acuerdo para ir en la misma dirección ambos saldrían beneficiados. Pero aquí lo suyo es tener cada uno su despacho, su mandato, su diagnóstico, su "profesionalidad autónoma", antes que poder hacer de veras un Equipo Rehabilitador como la razón manda y la evidencia insinúa.

El principio de Peter es una visión muy ácida de los ascensos a cargos en una organización jerárquica. ¿Podemos ser víctimas de este principio?

Francamente nada hay más cutre que no poder siquiera ponerse de acuerdo entre médicos rehabilitadores y fisioterapeutas, ni siquiera por el bien de los pacientes.
¿Existe algún foro conjunto donde ambos grupos debatan sus ideas moderado por alguien imparcial? Creo que no. Dos que no se hablan no se entenderán nunca.

Bueno esas y otras historias son REHABILITACIÓN CAÑÍ.